Buscar este blog

Traductor

27 enero 2011

La colmena, de Camilo José de Cela


La colmena

Camilo José de Cela
Alianza Editorial, 
Madrid, 1998.

Esta novela, una de las más emblemáticas de Camilo José de Cela, se sitúa en un café madrileño de la década de los cuarenta, y a través de sus personajes vamos conociendo las penurias de la época, recién terminada la Guerra Civil, además de sus propios problemas personales y, como telón de fondo de todo ello, se van reflejando las costumbres de la España de la posguerra.
Se puede vislumbrar en esta novela la estructura de otra obra célebre del siglo XX como es la de Mahattan Transfer, del escritor norteamericano John Dos Passos, en cuanto a que las diversas historias que se encuentran en esta novela americana van entretejiendo la trama narrativa, ofreciendo un claro mosaico de la vida de una comunidad que, como sucede en La Colmena, es la auténtica protagonista de la obra. Ello se pone de manifiesto en la intencionalidad de Cela que titula a la obra como una colmena en la que viven, conviven y malviven toda clase de personajes, algunos con toques intelectuales y otros patéticos, tristes, sin faltar la nota autoritaria que representa la dueña del café, doña Rosa, que conforman una galería de personajes con vida propia, pero que también son prototipos de una época y de una sociedad maltrecha por la guerra que había asolado al país y a las propias vidas de los ciudadanos.
Se puede afirmar, por ello, que La Colmena es una novela coral ya que está compuesta por las historias de muchas decenas de personajes, aunque siempre hay protagonistas y personajes secundarios, como sucede en obras de esta misma característica y, por ello, se puede hacer difícil la lectura por el entrecruzamiento de historias, vidas y situaciones, y por la mayor o menor importancia o interés que pueda despertar al lector todas ellas. Como toda novela coral hay pasajes mejor conseguidos que otros, ya que es imposible que una novela de esas características mantenga el mismo ritmo narrativo a lo largo de todas sus páginas.
Hay pasajes en las que el lector se queda con la incógnita de cuáles son las razones o motivos de ciertas situaciones que atraviesan algunos de los protagonistas, como puede ser la persecución policial que sufre el periodista o escritor Martin Marco y puede ser un recurso estilística del autor con el que brinda al lector la posibilidad de que piense o deduzca si es un problema político o, simplemente, delictivo. Con ese dejar a la imaginación del lector las múltiples posibilidades de las situaciones, Cela parece inaugurar la novela abierta, es decir, aquella en la que el escritor sugiere ciertas evidencias, pero dejando al lector que trate de construir un puzle con las piezas en forma de datos o indicios que el escritor apunta. Esta indefinición, que no se sabe si es voluntariamente buscada o sobrevenida en la escritura de Cela, se repite en otros personajes, como si Cela quisiera jugar con el misterio y empujara al lector a buscar las coordenadas que le expliquen el porqué de tantas incógnitas y de situaciones no definidas , lo que puede hacer la lectura de esta obra muy sugerente para cierto tipo de lector que no quiere que le den todo hecho y sí prefiere una cierta participación en la historia que lee y que en su imaginación recrea, lo que es otra forma de crear.

Por otra parte, la prosa es muy clara, sobria y ajustada en sus expresiones, estilo muy propio de Cela que quiere huir de todas las florituras y busca la sencillez de la expresión, lo que le da una mayor contundencia y efectividad. No hay que negar que Cela, que fue el creador del estilo llamado “tremendismo”, es también un escritor de una prosa prodigiosa en su concreción, sencillez y dominio del lenguaje. Por ello, aunque describa las situaciones más atroces en su crudeza, utiliza un lenguaje claro en la exposición de las taras físicas, morales o psíquicas, pero sin regodearse en ello, ni caer en la brutalidad de la forma, sino sólo en el fondo. Aunque hay alusiones, y muchas, al sexo, Cela nunca cae en la vulgaridad, en lo zafio, y las alusiones a situaciones sexuales siempre están veladas por una cierta cautela y nunca de forma explícita. Esto se podría explicar por la censura que no permitía alusiones directas a los temas sexuales, políticos, sociales, etc.

La colmena, pues, es una novela que refleja a la perfección la España triste, pobre y desolada después de la Guerra Civil, en la que aparecen reflejadas las mil y unas maneras de salir de la miseria que tenían al alcance los protagonistas de la novela y del mundo real como era el estraperlo, los trapicheos y la búsqueda de la propia supervivencia de todos los modos y maneras aunque no fueran demasiado legales ,y por ello, fue prohibida en España por la censura ya que la calificaban de pornográfica, inmoral, brutal y otras descalificaciones que demostraban que la novela reflejaba una realidad auténtica y no falseada que molestaba a las altas instancias del poder.

Esta novela ofrece muchos diálogos, muchos de ellos muy naturales, espontáneos, pero por eso mismo, pueden sonar al lector algunos de estos diálogos como un tanto arcaizantes en algunas de sus expresiones, por lo que no se debe olvidar que Cela es un clásico del siglo XX que se expresa en un castellano que tiene las resonancias de los escritores de la generación de 98, a la que algunos críticos lo han querido asimilar, a pesar de la diferencia de edad y estilo, y que el propio escritor ha rehusado. En su estilo se advierte, además, que, aunque ofrece muchas descripciones, son siempre muy concisas, con el propósito de configurar el escenario en el que se desarrollan las diversas situaciones, pero no convierten a éste en un protagonista más de la obra como sucede con las novelas de un realismo descriptivo del que Cela se aparta.

La colmena es una gran novela de un escritor que encontró, en la época en la que fue escrita, gran cantidad de cortapisas en forma de censura y condicionamiento político para dar rienda suelta a su innegable talento creador que se pone de manifiesto, a pesar de ello, en esta novela que es muy significativa en el conjunto de su obra y que constituye la expresión genuina del gran escritor que fue Camilo José de Cela.