Camilo José de Cela

Loading...

Buscar este blog

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

Traductor

22 abril 2007

Noticias literarias


La primavera ha llegado trayendo infinidad de eventos, novedades y premios literarios, con la dinámica que este sector siempre tiene, pero aumentada por la Feria del Libro y sus múltiples ofertas para el visitante-lector.


Por ello, en este espacio vamos a comenzar por hablar de los premios y premiados literarios que inundan con sus nuevas propuestas narrativas, o de ensayos, las siempre repletas librerías con nuevos títulos, además de significar un acicate para el escritor que, al fin y al cabo, siempre es quien sale foratalecido del reconocimiento que significa cada premio; y los lectores también se benefician porque encuentra en cada galardón la promesa cierta de otra obra que cuenta con el respaldo de la crítica y del público, lo que siempre es un aliciente añadido para la lectura.



Premios y premiados:



Premio biblioteca Breve a José Manuel de Prada:

Este extraordinario autor de prosa inolvidable ha obtenido el premio Biblioteca Breve, convocado por la editorial Seis Barral, con la obra El séptimo velo, historia de amor y aventuras que tiene como telón de fondo la II Guerra Mundial.

De Prada (Baracaldo, 1970) es autor de obras como la titulada Coños, primera de sus obras publicadas en 1995, inspirada en la obra de Ramón Gómez de la Serna Senos,igalmente es autor de relatos como El silencio del patinador, novelas como La máscara del héroe (1996), La tempestad (1997) que fue Premio Planeta, Las esquinas del aire (2000); Desgarrados y excéntricos (2001) –extraordinario libro de no ficción que fue reseñado en A vuelapluma en ediciones anteriores y que merece ser leídos por todos los amantes de la literatura y sus creadores-, y La vida invisible (2003) Premio Primavera de dicho año.

Este premio obtenido recientemente se sumará a los ya logrados por este extraordinario escritor de prosa deslumbrante y los muchos venideros que cosechará en su trayectoria literaria que se promete larga y fructífera para el deleite de los amantes de la buena literatura.




Premio Primavera 2007


Nativel Preciado, periodista y escritora, ha obtenidoel Premio Primavera de Novela 2007 que convoca la editorial Espasa Calpe junto con Ámbito Cultural, con su novela Olvida el Paraíso. Éste es un premio que está dotado con 200.000 euros.

La finalista de esta edición ha sido Care Santos, con su novela La muerte de Venus. El jurado que en esta undécima edición estaba compuesto por Ana Mª Matute, Antonio Soler, Ángela Lasanta, Ramón Pernas y Pilar Cortés .



Premio Nadal, Felipe Benítez Reyes:


El Premio Nadal , en su 63 edición, se falló en Barcelona, el 5 de enero de 2007.El galardón fue otorgado a Felipe Benítez Reyes (Cádiz, 1960) por su novela Mercado de espejismos y como finalista quedó Carmen Amoraga (Valencia, 1969) con Algo tan parecido al amor.



Benítez Reyes

ha abarcado todos los géneros pero al que se reconoce sobretodo por ser uno de los máximos representantes de la poesía de la experiencia junto a Luis García Montero. Obtuvo el premio Loewe de Poesía en 1992 con su obra Sombras particulares; y el premio ciudad de Melilla, el Nacional de Literatura y el de la Crítica por Vidas improbables, en 1995. Mercado de espejismos es una novela de que intriga histórico-esotérica que nace del encargo a los protagonistas de hacerse con las reliquias de los Reyes Magos.

Algo tan parecido al amor, la finalista, es una novela íntima, donde tres amigas relatan su vida amorosa. Y es la tercera novela de la periodista Carmen Amoraga que consiguió con su debut literario en 1997 el premio de novela Ateneo Joven de Sevilla. Al premio literario más antiguo de España, dotado con 18.000 euros, se presentaron 286 originales. El jurado estuvo compuesto por Germán Gullón, Eduardo Lago, Lorenzo Silva, Antonio Soler, Andrés Trapiello, Antonio Vilanova y el editor de Destino, Emili Rosales.



Eduardo Mendoza premiado por los editores:


Mauricio o las elecciones primarias de Eduardo Mendoza (Seix Barral) ha sido el libro ganador de la VI edición del premio Fundación José Manuel Lara de Novela. que premia a la mejor novela escrita en castellano y lo otorgan doce editoriales españolas. El premio tiene una dotación de 150.000 euros para promoción de la obra.



Las otras obras finalistas fueron:



- Santo Remedio, de Rafael Courtoisie (Lengua de Trapo).
- El coleccionista de almas perdidas, de Irene Gracia (Siruela).
- La voz interior, de Darío Jaramillo (Pre-Textos).
- Últimas conversaciones con Pilar Primo, de Antonio Prometeo (Caballo de Troya).
- En el nombre del cerdo, de Pablo Tusset (Destino).



Durante la cena literario en la que se entregaron los premios también se concedieron los galardones a la obra más vendida a La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones (Grijalbo) y el de la novela mejor acogida por la crítica que fue para la obra Llámame Brooklyn, de Eduardo Lago (Destino).



Mankell, premio Pepe Carvalho:



Henning Mankell (Estocolmo, 1948) ha recibido el primer premio Pepe Carvalho que se entrega en el marco del tercer "BCNegra. El encuentro de novela negra de Barcelona".



El creador del inspector Kurt Wallander, considerado como el más leído de los escritores de novela negra europeos, anunció que muy pronto empezará a escribir un nuevo thriller que será protagonizado por una jueza.



Con motivo de la entrega de este premio mantuvo una charla con sus lectores (unos 750) en el Teatro Romea donde diferentes actores leyeron fragmentos de sus libros. La última obra de Mankell publicada en España es El cerebro de Kenneddy (Tusquets). BCNegra se celebró en Barcelona del 5 al 10 de febrero.





Premio Anagrama de Ensayo para un estudio sobre la pornografía:



Andrés Barba y Javier Montes han obtenido el Premio Anagrama de Ensayo, en su su 35ª edición, y que está dotado con 8.000 euros. con la obra La ceremonia del porno que es un estudio sobre la pornografía y que según los autores han tenido para ella un lugar muy adecuado para su difusión como es Internet aunque tiene ciertos obstáculos debido, al parecer, a las olas de censura y puritanismo. Javier Montes (Madrid, 1976) y Andrés Barba (Madrid, 1975) que fue finalista del premio Herralde de Novela con La hermana de Katia, han escrito conjuntamente este ensayo sobre un género poco apreciado como es el pornográfico. En esta obra se citan a personajes como Sade, Santa Teresa, Bataille, Roland Barthes, Madonna o Martin Amis.


El finalista, Antonio Martí (Valencia, 1968), con su obra Poética del café, un ensayo que trata sobre los cafés como espacios literarios, es profesor de teoría de la literatura en la Universidad de Barcelona,

Noticias literarias (2)

Novedades editoriales


Como es imposible mencionar todas las novedades que inundan incansablemente las librerías en estas fechas por la proximidad de la Feria del Libro, sólo mencionaré unas cuantas escogidas que por su calidad y autores merecen ser tomadas en consideración para los lectores impenitentes que están al margen de modas, best seller y demás sucedáneos de la literatura, la buena, la que no tiene más exigencias que la calidad fuera de tiempo y de tendencias y que representan a tres tipos distintos de estilos, escritores y temas.


Las aquí reseñadas han sido publicadas en el primer trimestre del presente año. Que las disfrutes, lector.

Arthur & George, Julian Barnes, edit. Anagrama, 2007




Un thriller legal de alta calidad a modo de denuncia de las injusticias cometidas por la justicia, aunque también se le puede considerar una novela histórica muy bien documentada, una investigación de dos personalidades opuestas pero complementarias, y también un estudio clínico sobre la dignidad como patología y el entrecruce y choque de la modernidad con la tradición y la contradicción perenne entre la vida campesina o rural y la vida irbana.




Aconsejable su lectura para quienes les gusta la novela con matices históricos y las crónicas en las que existe un tinte nostálgico hacia otros mundos y otras épocas.




Viaje por el Scriptorium, de Paul Auster, edit. Anagrama, 2007:

Para los amantes y degustadores de la obra de Auster no hay que señalar las excelencias de este autor, pero esta obra nos presenta a un Paul Auster que escribe una novela en la que el protagonista principal es la figura del autor, en el personaje de un anciano amnésico, pero escrita a través de la mirada de sus propios personajes que se encarnan para pedirle cuentas por el destino que les marcó a todos ellos.



Es una obra narrativa sobre la propia experiencia del escritor visto por sus personajes y que, por tanto, trasciende la propia narración de toda novela para convertirse en un manual que estudia el propio acto creador de toda obra literaria, pero visto desde los múltiples ángulos de autor-personaje y personaje-autor que le dota una cierta y rara complejidad.



Es, por ello, una obra que debe ser leída después de conocer otras de este mismo escritor para poder entender quienes son los personajes que entran y salen de la historia y la significación que tienen con respecto a la propia trayectoria de la obra y del escritor. Es una novela extraña dentro del complejo mundo de su autor, pero sólo apta para quienes conocen a Paul Auster y pueden comprender la significación de cada personaje, lo que les permitirá entender la trama y la intencionalidad de sus personajes.



Excelente, pero recomendable sólo para los lectores avezados en el mundo de este escritor singular que la disfrutarán sin duda alguna.



Amado Siglo XX, Francisco Umbral, Edit. Planeta, 2007:

Esta obra tiene el estilo inconfundible de Umbral, y sin embargo posee una identidad propia y extraña en el conjunto de la obra de este escritor magistral., quizás porque en ella eletea un tono velado de despedida. Si es una despedida, -lo que en Umbral no se puede saber hasta que transcurra el tiempo-, carece de toda intencionalidad de ajustes de cuenta pero si está matizado este excelente libro de una evidente melancolía y ternura hacia los personajes, todos tan distintos entre sí, en vidas y talantes, que pueblan las páginas de este interesante libro:. desde José Antonio Primo de Rivera a Felipe González, de Ratzinger a González Ruano, Jünger o Cela.

(Ver comentario sobre esta obra a continuación en Comentarios de una lectora:

Comentarios de una lectora


Amado siglo XX, de Francisco Umbral, edit. Planeta 2007:


Según decía en la reseña de esta obra imprescindible, este libro parece que es la despedida literaria de un autor prolífico y brillante que llena buena parte de la historia de la literatura española y del periodismo de la segunda mitad del siglo XX, título éste que adopta este libro en el que el autor hace un repaso nostálgico, tierno y sin atisbos de revanchismos ni rencor, pero sí de cierta nostalgia y compresión de todos y cada unos de los personajes que fueron y son, algunos al menos, parte imprescindible de esa misma historia que Umbral recrea a través de sus agudas y lúcidas observaciones de esa parte de la historia que conoce -y reconoce también como una parte de su propia vida-, y en los capítulos dedicados a aquellos personajes con los que parece no haber tenido nunca una especial comunicación o armonía, como puede ser el del dramaturgo Francisco Nieva, cuando afirma sin rencor que siguen sin saludarse mutuamente, añadiendo que “una tontería de cien años sigue siendo una tontería”, o bien en el apartado dedicado a esa figura estelar del pensamiento español como es Francisco de Ayala, cuando dice de él que "Ayala tiene ahora algo de pila agotada, pero es que lo tenía ya a los 30 años, si mal no recuerdo", aunque, a modo de disculpa añade con tono de regañina dirigida a sí msimo "Uno tiene algo de cómico viejo. En lo de Ayala hay mucho dolor de lo mío y por eso me he ensañado, sigamos.. En realidad estaba hablando de mí y que el lector me perdone”.

A pesar de que los pasajes más agrios o duros los dirige contra Unamuno, entre otros, al que califica de “fascista”, pero añadiendo como nota disculpatoria de lo dicho antes que es un fascismo creado por el uso del idioma. También se dirige hacia Laín Entralgo, figura señera del pensamiento filosófico español, calificándolo como “el gran intelectual de la Falange”, a pesar de que después de la muerte de Franco lo califica de “rojo”, cuestionando su ambivalencia política y su dualidad de pensamiento en esta área, aunque añade para quitarle importancia a sus calificaciones que "leído y repetido, siempre nos puede enseñar algo". Es decir, siempre encuentra la disculpa que matiza o suaviza el juicio que realiza de cada personaje, como si intentara pedir perdón, añadiendo que de todo lo dicho en contra de cada uno de ellos siempre se puede encontrar la parte de alabanza y admiración que parece negarle en sus afirmaciones anteriores.

Otros dardos de cierta malevolencia, matizada de ternura, los dirige contra Ortega al que dedica frases como “era un liberal mal acostumbrado por el golf, las marquesas, los amores argentinos y el tabaco", y hacia Franco del que dice que “muere sepultado en la cama como un personaje egipcio de zarzuela”.

Hay una parte en la que aparecen los personajes preferidos para este autor, la mayoría escritores o filósofos, cpmp Eugeni D’Ors, García Lorca, Proust y un personaje extraño y diferente entre ese grupo de intelectuales como es el de Jaime de Marichalar, al que le concede tintes proustianos por su evidente soledad.

Umbral tiene una visión dual de esta parte de la historia, de la que es partícipe señero en la vida intelectual española, porque su mirada va desde el interior al exterior y a la inversa, es decir, se ve también a sí mismo y reflexiona sobre su propia condición como si su mirada fuera externa y medita con distanciamiento sobre su propio y personal estilo literario, su deseo evidente de protagonismo, pero todo ello escrito con una humildad sorprendente en este singular personaje y brillante escritor que advierte al lector desde el principio de que "no vamos a ser historiadores de lo grande, sino cronistas de lo minutísimo, quede el lector advertido de que en este libro impera lo insignificante". Es decir, Umbral hace, en esta obra, personalísima y extraña, un acto de extrema sinceridad, sin atisbos del menor deseo de vanagloria ni revanchismo, porque en esta obra se nos muestra el Umbral más humano, sencillo, sincero y melancólico de todos.

Este escritor tan singular y de personalidad acusada que mezcla la prosa exquisita y directa, propia de un gran conocedor y practicante del más puro estilo periodístico, y con el toque de romanticismo trufado de un cierto aire machista por sus afanes por las “adolescentes peripatéticas”, machismo al que negaba en su propia escritura al afirmar que “se es machista, cuando se deja de ser macho”, y con el dandismo evidente en su propia y personal indumentaria, bufanda blanca en cualquier época, amigo de marquesas y asistente asiduos a los actos de una vida social que denostaba, en una contradicción evidente de un talante personal complejo, se puede decir que este libro es quizás la mirada nostálgica de quien siente el paso del tiempo y quiere dejar constancia de lo mucho que ha vivido, escrito, leído y conocido de un mundo en el que ha sido testigo y protagonista, a la vez, y del que, quizás, se despide suavemente y sin estridencias, dejando constancia de su pluma magistral en la que resuenan los ecos nostálgicos de un escritor que quizás siente la evidencia de que aún le falta por escribir su “gran obra”, lo que tanto le reprochaba Laín Entralgo, y que piensa, o sospecha, que el punto y final de su obra, la mejor, parafraseando a Oscar Wilde, será el que ponga fin a su propia existencia, porque su obra maestra es su propia vida.



Ana Alejandre


Copyright 2007,. Reservados tdos los derechos

Al filo de los días


Cuando llega la primavera


La ventana abierta trae olores silvestres con los que la primavera anuncia que ha comenzado a vestir con su traje de vivos colores los parques y campos cercanos. Del jardín llegan ruidos de niños jugando, ladridos de perro y algún vibrante y sonoro toque de claxon, parodiando el tañido ancestral de las campanas. Todo hace pensar que la vida ha vuelto a brotar con su cotidianidad ya conocida pero alimentada con una nueva savia en la que se promete un renacer de los sentidos y de la esperanza que parecía estar adormilada y latente dentro de su fría coraza invernal.

Cierro la ventana, detrás de la que se perfila el suave paisaje de luz azul, mientras pienso que detrás seguirán bullendo las mismas criaturas, los mismo sonidos y olores como cualquier otra primavera anterior y las siguientes. La esperanza del ser humano se renueva cada año, en su ciclo permanente, al unísono de la propia Naturaleza, en ese fluir y refluir que marca la propia existencia en la que nos inventamos nuevos amaneceres cada día para poder seguir esperando a ese milagro, escurridizo y volátil, llamado felicidad y que toque a la puerta; aunque sólo llegada la noche nos demos cuenta de que ese día no ha sido, pero al siguiente, a lo mejor, sí oiremos el aleteo ligero de unos pasos que anuncien su llegada.

Y así, vamos viviendo o, mejor dicho, la vida nos vive y nos consume en una larga espera que es, quizá, la única forma de vivir lo más cercana posible a esa felicidad soñada que siempre parece ignorar nuestra espera y toca en puertas ajenas, olvidando, -quizá por el convencimiento de que todo lo bueno se merece, sin duda alguna, aunque se nos niegue-, que aquélla sólo entra en la morada de quien la aguarda con la puerta abierta de par en par y una sonrisa en los labios, aunque la sonrisa sea a veces un poco escéptica, irónica o desengañada. Sólo así, se está preparado para decir, al verla alejarse: “No, si yo ya sabía que iba a pasar de largo otra vez” sin sentir la bofetada humillante de la decepción. Esa sonrisa de espera, ayuda a aguardar al día siguiente, al mes que viene, o a la primavera próxima, para encontrarla de nuevo, darse de bruces con ella y por fin darle ese largo, largo, abrazo que nunca llega y para el que siempre creemos estar preparados. Para lo único que parece que no lo está el ser humano es para aceptar que a cada primavera le sucede el verano, después el otoño y, por fin, el invierno, al igual que en toda vida se suceden las estaciones, las ilusiones, los desengaños, la enfermedad, la alegría y el dolor en un continuo fluir en el que el mar es la propia vida y las olas que vienen y van son las circunstancias cambiantes; la playa es el tiempo y los seres humanos somos los granos de arenas, infinitos en número, que conformamos ese lecho sobre el que descansa, se extiende y se retira después el insondable mar de la vida que nos deja asombrados, año tras año, con el nuevo renacer de otra primavera en la que, seguramente, la esperanza será lo único que, al renacer, nos hará sentirnos vivos cuando todo lo demás: guerras, catástrofes sin fin, sufrimiento, enfermedad e injusticias, nos hace pensar que el mundo está loco y, por ello, cada uno se siente morir un poco más cada día.

Sólo la luz, el renacer de la Naturaleza nos hace recordar cada año que hay un tiempo también en el que reímos, gozamos y ¿por qué no podremos volver a renacer de nuestras cenizas como el Ave Fénix, de nuestras decepciones, de cada dolor, al igual que vemos resurgir la fuerza de la vida en cada brote tierno, en cada flor, en cada árbol que ofrece su nuevo manto, como una promesa cierta de que todo vuelve a ser posible, hermoso o verdadero en cada primavera? Aunque algo interior nos diga que eso ya no es posible por el devenir inexorable del tiempo, quizás la pregunta en sí, la misma duda, sea el regalo que cada año nos trae el solsticio del 21 de marzo en el que se puede ser, aunque sea por unos breves instantes, otro brote tierno del árbol de la vida, uno más en el que el prodigio de la existencia parece ofrecer el resurgir de la propia vida, muchas veces acompañada de reacciones en forma de alergias, úlceras o depresiones, como recordando que la materia es limitada y tiene que pagar tributo.

El renacer de la Naturaleza es una esperanza nueva en cada vida, esa que vivimos a golpe de estación, de años, meses y días en los que siempre alumbra de nuevo la promesa incierta de un futuro que siempre parece más prometedor a la luz exuberante y vivificadora de cada primavera.




Ana Alejandre



Copyright 2007. Reservados todos los derechos


Otros enlaces de Ana Alejandre


A continuación, se relacionan otros enlaces a webs y blogs de Ana Alejandre, con una breve referencia a su contenido y periodicidad de actualización:

http://www.anaalejandre.com
(Trimestrall, próxima actualización marzo 2007)
(Web dedicada a la literatura en general y con textos varios de su autora)

http://www.abecedarioalejandrino.blogspot.com (quincenal )
(Comentarios sobre política, exclusivamente)

http://www.alejandralia.blogspot.com (bimensual)
(Monográficos sobre aficiones: cine, música, pintura, fotografía, viajes, etc.)

http://www.internalia.blogspot.com (bimensual)
(monográficos sobre escritores no hispanohablantes)

http://www.anaalejandre.blogspot.com (quincenal )
(Crónicas, comentarios, críticas y plácemes sobre la actualidad no política)

http://www.epistolarium.blogspot.com (quincenal )
(Cartas abiertas a personajes públicos, instituciones y personas anónimas)

http://www.en-onda.blogspot.com
(comentarios sobre los medios de comunicación, en especial la televisión)

http://www.ecosmundanos.blogspot.com ((Medios de de comunicación. en especial la prensa y sus protagonistas)

http://www.diariomarginal.blogspot.com (mensual)
(los temas marginales y los marginados por la sociedad)

http://www.humorolandias.blogspot.com ¡¡¡Próximamente!!!
(El humor, sus creadores en todas sus formas de expresión)

http://www.historalia.blogspot.com ¡¡¡Próximamente!!!
(La historia y sus enigmas aún no resueltos)