Booktrailer de Cartas cruzadas

Buscar este blog

Buscar en este blog

Traductor

30 marzo 2018

MARIO BENEDETTI


Mario Benedetti


Mario Benedetti

Mario Benedetti , narradorr, poeta, crítico y ensayista, , nació en Paso de los Toros (Tacurembó, Urugay) el 14 de septiembre de 1920. Posteriormente, a los cuatro años, se trasladó a avivir con su familia a Montevideo. Allí estudió en el Colegio Alemán y en el Liceo Miranda.

Más tade, trabajó en diversos y variopintos oficios como fueron los de vendedor, contable, taquígrafo, funcionario público y periodista, profesión esta última que le facilitó su posterior dedicación a la literatura.

En años posteriores, residió en Buenos Aires y fue en 1948, cuando regresó a Montevideo, en cuya ciudad empezó a colaborar eh la revista literaria Marginalia, pasando un año más tarde a formar parte del consejo de redacción de la revista Nümero de la que formó parte durante su primera etapa que llega hasta 1955. Esta publicación es clave en la formación y desarrollo de la que se llamó “generación del 45” o “generación crítica” y que estuvo formada, además de Mario Benedetti, por nombres como Mario Arregui, Carlos Martínez Moreno, José Pedro Díaz, Armonia Somers, Idea Clariño, Sarandy Cabrera, Ida Vitale, Emir Rodríguez Monegal y Carlos Maggi.

En 1948 publica su primera obra de ensayo: Peripecia y novela, a la que siguió el año siguiente su primer libro de cuentos: Esta mañana y, en 1950, los poemas de Sólo mientras tanto. Fue en 1963 cuando publica Quién de nosotros, su primera novela, pero fue su volumen de cuentos Montevideanos, aparecido en 1969, el que le supuso su consagración, porque en esta obra aparecen las principales características de la narrativa de Benedetti.

En 1960, publicó la novela La tregua que le supuso una innegable proyección internacional y cuya obra fue editada en más de cien ocasiones y traducida a diecinueve idiomas, además de llevada al cine, el teatro, la radio y la televisión, lo que pone de manifiesto el éxito indiscutible de esta obra y, por ende, del propio escritor que se convertía así en un nombre conocido y referente de la literatura uruguaya. En esa época Benedetti era también un cronista afamado de su ciudad, Montevideo, y de su época.

Benedetti era ya un reconocido intelectual que traspasaba las fronteras de su país por su prolífica obra, pues a lo largo de su vida ha llegado a publicar más de ochenta títulos que abarcan todos los géneros: la crítica literaria, la narrativa, en ensayo y la poesía. Sus textos son reconocidos por el público por la humanidad cálida que destilan, por la inteligencia de sus análisis y por la remembranza de una país que conoce y describe magistralmente, el costumbrismo que sabe plasmar y exponer con el profundo conocimiento de un estudioso que ama a su país, pero todo ello sin olvidar el dolor que transmite en sus escritos en las épocas dolorosas y terribles que atravesó Uruguay en la época trágica de la dictadura.

Desde 1954 hasta 196o, fue director literario de Marcha, el semanario más importante de la vida política y cultural uruguaya y una de las publicaciones más influyentes de América Latina que fue clausurado en noviembre de 1974, tras pasar suspensiones temporales tras el golpe de estado de 1973. Fue en esa época en la que la actividad de Benedetti se incrementó, ya que a su ferviente labor de escritor y periodista, se sumó su cada vez más intensa actividad política. En 1971 fue uno de los fundadores del “Movimiento de Independientes 28 de marzo”, que pasaría a unirse posteriormente con el “Frente Amplio”, aunque este intento de crear un movimiento alternativo fue abortado por la fuerza por considerarlo subversivo..

Fue en 1973 cuando se vio obligado a abandonar su país, iniciando un largo periodo de exilio, de más de doce años, que le llevó a residir en varios países: Argentina, Perú, Cuba y España y que produjo el proceso que el bautizó como desexilo, que se tradujo en una experiencia amarga con profundas huellastanto en su vida personal como en su literatura.

La obra de Benedetti ofrece la característica de que trasciende más allá de sus títulos publicados. Sus cuentos, novelas y poesías han sido adaptadas al teatro, radio y televisión como un reflejo de su gran aceptación por el público. Algunos de sus poemas han sido convertidos o adaptados a canciones por cantantes como Juan Manuel Serrat, Daniel Viglieti y Silvio Rodríguez. Así como otras poesías han sido llevadas al cine como es el caso de El lado oscuro del corazón o Espabílate, amor.

. Mario Benedetti falleció el 17 de mayo de 2009, después de una larga enfermedad, a los 88 años, en su casa de Montevideo (Uruguay), dejando un profundo vació en las letras hispanas, porque su voz sincera, auténtica y llena de humanidad escéptica se apagó, pero deja detrás una obra intensa, prolífica y que sigue sonando en el vacío de su ausencia como el eco infinito de un escritor inmenso que supo ver la oscuridad del mundo y alumbrarla un poco con su cálida voz de poeta comprometido con los más débiles y humildes, que son siempre el reflejo de esa humanidad doliente de la que todos formamos parte.

BIBLIOGRAFÍA DE MARIO BENEDETTI


                                                   
Mario Benedetti


Obra poética

• Solo mientras tanto (1948-1950).
• Poemas de la oficina (1953-1
• Poemas del hoy por hoy (1958-1961).
• Noción de patria (1962-1963).
• Contra los puentes levadizos (1965-1966).
• A ras de sueño (1967)
• Quemar las naves (1968-1969)
• Letras de emergencia (1969-1973)
• Poemas de otros (1973-1974)
• La casa y el ladrillo (1976-1977)
• Cotidianas (1978-1979)
• Viento del exilio (1980-1981)
• Geografías (1982-1984)
• Preguntas al azar (1986)
• Yesterday y mañana (1988)
• Despistes y franquezas (1990)
• Las soledades de Babel (1991)
• El olvido está lleno de memoria (1994)
• El amor, las mujeres y la vida (1995)
• La vida ese paréntesis (1997)
• Rincón de haikus (1999)
• Inventario (1950-1985). (Poesía) Ed. Visor, Mario Benedetti
• Inventario dos (1986-1991). (Poesía) Ed. Visor, Mario Benedetti
• Antología Poética (1948-1991)
• (Poemas) Ed. Casa de las Américas (1995) Mario Benedetti


Relatos:

• Esta mañana. 1949.
• Montevideanos. 1959.
• La muerte y otras sorpresas. 1968.
• Con y sin nostalgia. 1977.
• Geografías. 1984.
• Despistes y franquezas. 1989.
• Buzón de tiempo
• Cuentos (antología). 1982.
• Cuentos completos. 1986
• El porvenir de mi pasado 2003


Novelas:

• Quién de nosotros (1950).
• La tregua (1960)
• Gracias por el fuego (1965)
• El cumpleaños de Juan Angel (1971)
• Primavera con una esquina rota (1982)
• La borra del café (1992)
• Andamios (1997)


Teatro:

• Pedro y el capitán. 1979.


Crítica literaria:

Peripecia y novela (1948).
Marcel Proust y otros ensayos (1951).
Literatura uruguaya siglo XX (1963 / 5.ª edición ampliada, 1996).
Genio y figura de José Enrique Rodó (1966 / 2.a edición, 1992 ).
Letras del continente mestizo (1967 / 3.ª edición ampliada, 1974)
Sobre artes y oficios (1968).
Crítica cómplice (1971 / 2.ª edición ampliada, 1988).
El recurso del supremo patriarca (1979 / 9.ª edición, 1989).
El ejercicio del criterio (198 1 / 6.ª edición amp liada, 199 5 ).
Poetas de cercanías (1994).
45 años de ensayos críticos (1994).

Ensayo:

• Peripecia y Novela (1948)
• Marcel Proust y otros ensayos (1951)
• El escritor latinoamericano y la revolución posible (1974)
• El desexilio y otras conjeturas (1984)
• La cultura ese blanco móvil - conferencias, ponencias y ensayos breves de 1979-1988. (1989)
• Perplejidades de fin de siglo.

PREMIOS:
• 1949 el premio del Ministerio de Instrucción Pública.
• En 1987 recibió el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional por su novela Primavera con una esquina rota


ENLACES:

Obra, entrevistas, estudios sobre el autor, fonoteca y videoteca.

http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/mbenedetti/

http://www.ac-grenoble.fr/espagnol/amelatina/autores/benedetti.htm

Biografía y Obra



Especial en Clarín con motivo de su ochenta aniversario


Textos


Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante



PRIMAVERA CON UNA ESQUINA ROTA, DE MARIO BENEDETTI

Mario  Benedett


Primavera con una esquina rota
de Mario Benedetti
Alfaguara,2007


Esta colección de más de cuarenta relatos tiene como figura protagonista el exilio y al exiliado. Fue publicada por vez primera en España en 1987 y ha sido sucesivamente reeditada por Alfaguara, porque en estos relatos cortos, cortísimos algunos, se encuentra al mejor Benedetti, el poeta que escribe ficción con el lenguaje sencillo y poético de quien tiene las armas bien afiladas y la mirada aguda de todo poeta para retratar el día a día de cada exiliado en forma de distintas narraciones en los que sus protagonistas se encuentran inmersos en la lejanía de la patria abandonada y el enfrentamiento diario a una nueva vida en otro país, pero llevando consigo, como equipaje ineludible, la nostalgia.

El lenguaje de Mario Benedetti está hecho de frases cortas y párrafos igualmente poco extensos, desprovisto de cualquier deseo de retórica y de descripciones superfluas, pero en su concisión y lenguaje directo está el secreto de su estilo inconfundible que denota a uno de los mejores narradores en lengua hispana.

En estos relatos el asunto no importa tanto como la visión nostálgica, escéptica y desengañada del narrador que utiliza a los diversos personajes para encarnar una situación en tiempo real ,o extendida a lo largo de varios meses o años, para explicar lo que él mismo vivía en sus años de exilio de Uruguay, después del golpe militar. Su mirada perpleja, aunque lúcida en cuanto a los razones que llevaron a este país a pasar de una democracia a una dictadura, no le exime de sentir la amargura de quien mira, comprende y no puede hacer nada para evitar la catástrofe en la que muchos millones de personas vieron naufragar sus vidas,

Las situaciones y los diálogos ilustran el sentimiento compartido de unos personajes que se encuentran  sumidos en el drama de un exilio interior o exterior, porque de una forma u otra, todos ellos sufren las convulsiones políticas que trastocaron sus vidas y las sumen en la profunda conmoción que conlleva el sentirse perseguido, hostigado y en peligro por unas ideas políticas o, en el caso de Benedetti y tantos otros uruguayos, obligados a abandonar su país para buscar la libertad que se les niega en su propia patria.

Las reflexiones de los personajes, sus diálogos y la minuciosa descripción de los sentimientos que afloran en estas narraciones, convierten a este libro en un exponente magnífico de la desencantada mirada de un escritor que conoce de lo que habla y reflexiona sobre el mundo caótico que lo rodea, pero no sólo en lo relativo a los acontecimientos políticos, sino en el propio e íntimo universo personal que sabe recrear de forma lúcida que emociona al lector por la cercanía de unos personajes que, aunque hablan con los giros propios de su país, nos parecen muy próximos en su humanidad frágil y en su propio dolor que es común a todos los seres humanos.

Libro aconsejable para quienes deseen conocer a Mario Benedetti y algunas de las claves de su propia obra.

POEMAS DE MARIO BENEDETTI

Mario Benedetti


 Ausencia de Dios

Digamos que te alejas definitivamente
hacia el pozo de olvido que prefieres,
pero la mejor parte de tu espacio,
en realidad la única constante de tu espacio,
quedará para siempre en mí, doliente,
persuadida, frustrada, silenciosa,
quedará en mí tu corazón inerte y sustancial,
tu corazón de una promesa única
en mí que estoy enteramente solo sobreviviéndote.

Después de ese dolor redondo y eficaz,
pacientemente agrio, de invencible ternura,
ya no importa que use tu insoportable ausencia
ni que me atreva a preguntar si cabes
como siempre en una palabra.

Lo cierto es que ahora ya no estás en mi noche
desgarradoramente idéntica a las otras
que repetí buscándote, rodeándote.
Hay solamente un eco irremediable
de mi voz como niño, esa que no sabía.

Ahora qué miedo inútil, qué vergüenza
no tener oración para morder,
no tener fe para clavar las uñas,
no tener nada más que la noche,
saber que dios se muere, se resbala,
saber que dios retrocede con los brazos cerrados,
con los labios cerrados, con la niebla,
como un campanario atrozmente en ruinas
que desandara siglos de ceniza.

Es tarde. Sin embargo yo daría
todos los juramentos y las lluvias,
las paredes con insultos y mimos,
las ventanas de invierno, el mar a veces,
por no tener tu corazón en mí,
tu corazón inevitable y doloroso
en mí que estoy enteramente solo
sobreviviéndote.

Como siempre

Aunque hoy cumplas
trescientos treinta y seis meses
la matusalénica edad no se te nota cuando
en el instante en que vencen los crueles
entrás a averiguar la alegría del mundo
y mucho menos todavía se te nota
cuando volás gaviotamente sobre las fobias
o desarbolás los nudosos rencores

buena edad para cambiar estatutos y horóscopos
para que tu manantial mane amor sin miseria
para que te enfrentes al espejo que exige
y pienses que estás linda
y estés linda

casi no vale la pena desearte júbilos y lealtades
ya que te van a rodear como ángeles o veleros

es obvio y comprensible
que las manzanas y los jazmines
y los cuidadores de autos y los ciclistas
y las hijas de los villeros
y los cachorros extraviados
y los bichitos de san antonio
y las cajas de fósforo
te consideren una de los suyos

de modo que desearte un feliz cumpleaños
podría ser tan injusto con tus felices
cumpledías
acordate de esta ley de tu vida
si hace algún tiempo fuiste desgraciada
eso también ayuda a que hoy se afirme
tu bienaventuranza

de todos modos para vos no es novedad
que el mundo
y yo
te queremos de veras
pero yo siempre un poquito más que el mundo.


Defensa de la alegría

a Trini

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegía como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y de la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.


Desde el alma

Vals

Hermano cuerpo estás cansado
desde el cerebro a la misericordia
del paladar al valle del deseo
cuando me dices/ alma ayúdame
siento que me conmuevo hasta el agobio
que el mismísimo aire es vulnerable

hermano cuerpo has trabajado
a músculo y a estómago y a nervios
a riñones y a bronquios y a diafragma

cuando me dices/ alma ayúdame
sé que estás condenado/ eres materia
y la materia tiende a desfibrarse

hermano cuerpo te conozco
fui huésped y anfitrión de tus dolores
modesta rampa de tu sexo ávido

cuando me pides/ alma ayúdame
siento que el frío me envilece
que se me van la magia y la dulzura

hermano cuerpo eres fugaz
coyuntural efímero instantáneo
tras un jadeo acabarás inmóvil

y yo que normalmente soy la vida
me quedaré abrazada a tus huesitos
incapaz de ser alma sin tus vísceras